Aqui te contamos la emocionante ruta de los 1000 kashbas en Marruecos. Esta ruta es una de las más impresionantes del país, que se extiende a lo largo del Valle del Draa.

Antes queremos explicarte que es un Kashbah… Es una fortificación tradicional que se encuentra en Marruecos y otros países de África del Norte. Generalmente, se construyen con adobe y están rodeados por altas paredes que funcionan como una barrera defensiva contra los enemigos. Además de su función defensiva, los kashbahs también funcionan como hogares para las familias locales y como centros de comercio y negocios en las regiones donde se encuentran. Muchos kashbahs tienen una arquitectura única que incluye torres, paredes y puertas decoradas con intrincados diseños geométricos y arabescos.

Hoy en día, muchos kashbahs se han convertido en atracciones turísticas y en algunos se pueden encontrar museos, restaurantes y alojamiento para los viajeros que desean experimentar la auténtica cultura y tradiciones de Marruecos. Los kashbahs son una parte importante de la historia y la arquitectura del país, y explorarlos es una experiencia fascinante y enriquecedora para los viajeros que visitan Marruecos.

 

La ruta de los 1000 kashbas comienza en la ciudad de Ouarzazate, conocida como la «Puerta del Desierto». Desde allí, puedes comenzar a recorrer el valle del Draa, donde se encuentran los primeros kashbas de la ruta. La ruta sigue su camino a través del valle, salpicado de oasis de palmeras y montañas imponentes, donde puedes observar antiguas fortificaciones construidas con adobe, las cuales se mezclan perfectamente con el paisaje.  Entre las visitas obligatorias en la ruta se encuentra la famosa Kasbah de Ait Ben Haddou, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esta fortificación es impresionante por su tamaño y belleza, y ofrece una vista panorámica del valle y sus alrededores. Además, puedes visitar otras kasbahs igual de impresionantes, como las de Tamnougalt, Agdz y Tifoultoute, cada una con su propia historia y arquitectura única.

 

La ruta de los 1000 kashbas también ofrece la oportunidad de experimentar la cultura y las tradiciones de la región. Durante el recorrido, puedes visitar aldeas bereberes tradicionales y conocer a los habitantes locales conocidos por su hospitalidad y amabilidad. Además, disfrutaras de comidas deliciosas y auténticas, basadas en ingredientes locales frescos, como el cuscús, la tagine y los dátiles. Sin olvidar las oportunidades que ofrece a los amantes de la naturaleza y el aire libre, con impresionantes paisajes que incluyen gargantas estrechas, oasis de palmeras y montañas imponentes.

En resumen, la ruta de los 1000 kashbas es una experiencia única que combina cultura, historia, naturaleza y gastronomía. Si estás pensando en visitar Marruecos, definitivamente te recomiendo esta emocionante ruta. ¡Prepárate para sacar muchas fotos,  explorar las fortificaciones impresionantes, conocer a la gente local y disfrutar de la belleza natural del Valle del Draa!