La antigua Marrakech, famosa por su magia y encanto. En ella descubrirás  palacios, mezquitas, mercados y jardines. 

Conocida como la «Ciudad Roja» debido al tono ocre rojizo de sus edificios, esta urbe presenta en su asombrosa Medina un laberinto de callejones que te conducirán por rincones llenos de encanto.

Vale la pena destacar que Marrakech es el destino más visitado en Marruecos y es probable que durante tu estancia encuentres una gran afluencia de turistas especialmente en los lugares más concurridos como el zoco. Por esta razón, te recomendamos planificar  tus días en la ciudad. A continuación te enumeramos los lugares que para nosotros son imprescindibles para visitar:

Plaza Jamaa el Fna

El corazón palpitante de Marrakech es la Plaza Jamaa el Fna, donde todas las rutas por la antigua Medina convergen o comienzan. Esta plaza, además de ser el epicentro de la ciudad, tiene una cualidad mágica que invita a visitarla en distintos momentos del día. Su ambiente cambia constantemente, por la mañana te sorprenderás con animales diversos, encantadores de serpientes, aguadores y vendedores de zumos naturales. Sin embargo, al caer la noche la plaza se transforma por completo, rebosando de puestos de comida y creando un espectáculo vibrante.

Uno de los mejores lugares para presenciar este cambio es desde la terraza del Café Glacier o desde Café de France. Aqui puedes disfrutar de un relajante té de menta mientras esperas el famoso atardecer.

Medersa Ben Youssef

Explorar la Medersa Ben Youssef, la escuela islámica más grande de Marruecos, es una de las experiencias imperdibles al visitar Marrakech. Esta antigua institución educativa superior, construida en el siglo XIV, te cautivará desde el primer instante al entrar en su patio central, adornado por una magnífica lámpara de hierro. Las paredes están decoradas con exquisitos paneles de zellige, cedro, estuco y mármol hechos a mano, junto con arcos y muros revestidos de azulejos.

En su apogeo, 800 estudiantes memorizaban el Corán en sus 130 celdas sobrias. Aunque cerró en 1960, en la actualidad es un destino esencial para los viajeros en Marrakech. 

Horario de visita: Todos los días, de 8:00 a 18:00 horas.

  1. Tumbas Saadíes                                                                                                                                                              Descubrir las Tumbas Saadíes en medio de la Medina, uno de nuestros lugares favoritos en Marrakech, puede ser un desafío, lo que explica por qué estas tumbas, que datan del siglo XVI, no se descubrieron hasta 1917. Para acceder a ellas, deberás atravesar un angosto pasaje en el lado derecho de la mezquita Moulay El Yazid, cerca de la gran puerta Bab Agnaou.

Una vez en el complejo funerario, te recomendamos explorar el mausoleo de la Sala de las Doce Columnas, con sus columnas de mármol blanco que sostienen una cúpula de madera de cedro hecha a mano, una auténtica maravilla. Junto a esta sala se encuentran la Sala de los Tres Nichos y la Sala de Mirhab, más pequeñas pero igualmente interesantes. En estos espacios reposan miembros de la Dinastía Saadí, mientras que en los jardines yacen más de 100 tumbas de sirvientes y soldados adornadas con mosaicos.

Horario de visita: Todos los días, de 9:00 a 16:00 horas.

  1. El Zoco, una joya de Marrakech Adentrarse en el Zoco requiere entender algunas premisas esenciales: perderse, regatear, comprar y, en ocasiones, sentir cierto desconcierto. 

Ubicado en pleno corazón de la Medina y accesible desde el costado norte de la Plaza Jamaa el Fna, el Zoco te sumergirá en un laberinto de callejuelas repletas de tiendas y puestos de comida, un paraíso para los amantes de las compras.

Es crucial comprender que el zoco alberga una variedad inmensa de objetos: desde típicos farolillos de metal, babuchas, chilabas y juegos de té, hasta especias, frutos secos y prendas de vestir. A medida que te adentres en este mágico rincón, notarás cómo los artesanos del mismo gremio se agrupan en secciones, lo que facilita enormemente encontrar lo que buscas.

Personalmente, te recomendamos visitar el zoco de los tintoreros, donde los hilos de colores se secan al sol, así como otros rincones fascinantes, como el zoco del henna con productos cosméticos, el de la seda, algodón y babuchas conocido como Kissaria Serrajine, el zoco de las alfombras llamado el zoco Tillis, el zoco de los calderos llamado zoco Es-Seffarine y el zoco Nejjarine con artículos de madera. También es imperdible la Plaza de las Especies (Rahba Kedima), abarrotada de puestos que venden especias en mil colores y aromas, donde incluso hallarás dibujantes de henna natural.

         5. El Barrio Judío Mellah, también conocido como el antiguo barrio judío, emerge como una de las áreas menos exploradas en la Medina, pero es igualmente uno de los sitios imperdibles al visitar Marrakech. La génesis de este distrito se remonta al siglo XVI, cuando la expulsión de muchos judíos de la península ibérica por los monarcas de España y Portugal condujo a la migración y formación de una de las mayores comunidades judías de Europa en esta localidad. Aunque su influencia actual es más modesta, aún se conserva alguna sinagoga, como la Al Azama, junto con el cementerio judío, que son dos de sus puntos de atracción principales.

Para acceder al Barrio Judío, se debe llegar a la pintoresca Plaza des Ferblantiers (plaza de los hojalateros), la puerta de entrada a este vecindario, situada a unos 15 minutos a pie de la Plaza Jamaa el Fna. Aunque sus calles no albergan tantas tiendas como las del Zoco, aquí encontrarás mercados prósperos y precios más asequibles que en otras partes de la Medina.

         6. Los Encantadores Jardines Majorelle Ubicados fuera de la Medina, los Jardines Majorelle ostentan el título de los más bellos de la ciudad y son una parada esencial al explorar Marrakech. Diseñados por el artista francés Jacques Majorelle, estos jardines botánicos fueron adquiridos en 1980 por el ícono de la moda Yves Saint Laurent. Hoy en día, constituyen un pequeño oasis para escapar del agitado ambiente de Marrakech y resguardarte del calor bajo la sombra de sus árboles.

Los jardines albergan una amplia variedad de especies de todo el mundo, desde cactus, bambú y plantas acuáticas hasta cocoteros y bananeros. Fuentes, lagos y edificios pintados de azul realzan la belleza de este lugar, convirtiéndolo en uno de los destinos más visitados en la ciudad. Aunque se encuentra a una media hora a pie del centro, también es posible llegar en taxi, o incluso combinarlo con una visita al Palmeral para facilitar el acceso y luego regresar caminando al centro.

Horario de visita: Todos los días, de 8:00 a 17:30 horas.

          7. El Emblemático Minarete de la Mezquita Koutoubia La Mezquita Koutoubia, conocida también como el «minarete de los libreros» debido a la gran biblioteca y los puestos de manuscritos que solían rodearla, es una de las estructuras icónicas que definen el perfil de Marrakech, gracias a su minarete de 66 metros de altura.

La Koutoubia es la mezquita principal en Marrakech y una de las más grandes en el mundo árabe. Su cercanía a la Plaza Jamaa el Fna permite admirarla desde las terrazas de numerosos restaurantes y azoteas de los riads circundantes, brindando una vista ideal para capturar fotos de la medina con el minarete destacando en el horizonte.

Cabe recordar que, al igual que en otras mezquitas de la ciudad, la entrada está restringida para quienes no profesan el islam. Sin embargo, vale la pena acercarse cuando las llamadas a la oración comienzan para experimentar el ambiente en sus alrededores.

       8. El Magnífico Palacio de la Bahía Construido a finales del siglo XIX con la intención de ser el palacio más deslumbrante del mundo, el Palacio de la Bahía es otra parada imperdible al explorar Marrakech. Este conjunto de edificios y jardines en estilo árabe abarca 8 hectáreas, y entre sus puntos destacados se encuentra el harén, con un estanque en su patio central rodeado de las habitaciones de las concubinas.

A pesar de su ubicación un tanto alejada de la Plaza Jamaa el Fna (a unos 20 minutos a pie), el Palacio de la Bahía merece la visita para admirar la decoración de sus paredes, las puertas de madera y los techos elaborados. Aunque no alberga objetos valiosos en su interior y muestra cierto grado de abandono, es un testimonio fascinante de la arquitectura y el arte de la época.

Horario de visita: Todos los días, de 9:00 a 16:30 horas.

      9. Jardines Menara: Un Rincón Romántico al Atardecer Los Jardines Menara, ubicados en las proximidades de las Montañas Atlas, son uno de los lugares más románticos para contemplar en Marrakech cuando el sol se oculta en el horizonte. Además de ofrecer vistas impresionantes de las montañas, estos jardines destacan por su imponente estanque artificial, que irriga los campos de olivos y huertos circundantes, así como por el magnífico Pabellón de la Menara, rematado por una pequeña pirámide verde que da nombre a todo el complejo. Si te ha gustado nuestro post Cuidades Imperiales: Marrakech, echa un vistazo a todo nuestro blog.

La manera más conveniente de llegar a estos jardines, situados a unos 2 kilómetros del centro, es en taxi por aproximadamente 10 dirhams.

Horario de visita: Todos los días, de 8:00 a 17:00 horas.

DESDE MARRUECOS SAHARA TRAVEL TE OFRECEMOS VISITAS GUIADAS POR GUIAS LOCALES PARA QUE NO TE PIERDAS NADA SOBRE ESTA INCREIBLE CUIDAD Y ASI GESTIONAR TU TIEMPO DE MANERA EFICIENTE.